676 471 430

Cuando los muebles quedan expuestos al exterior, el efecto del sol y la humedad pueden dañarla. De este modo es posible preguntarse: ¿Cuál es la mejor manera de tratar madera para exterior?

Para que no se pudra la madera es necesario acudir a ciertas estrategias para proteger su superficie. Solo así, la vida útil del mueble o incluso para las vigas puede tener una gran durabilidad.

Si eres de los que tienes muebles de madera en el jardín u otros elementos fabricados en madera de pino, ten en cuenta todo lo que descubrirás en esta entrada.

¿Qué se le pone a la madera para que resista al agua y al sol?

La solución efectiva para que la madera esté protegida es acudiendo a distintos productos que funcionan como barniz.

La madera siempre se mantendrá expuesta, pero en la medida que el barniz se presente como capa que blinda la superficie, la madera no tendrá porque desgastarse.

Lo importante es crear una auténtica capa de protección, o bien, ir humedeciéndola con cierta frecuencia. Ya depende del tipo de mueble o madera que necesite ser resguardada de los efectos del sol, las lluvias y la consecuente humedad. Uno de los productos más comunes para hidratar la madera son precisamente los aceites. 

Mejores maneras y productos para tratar la madera en exteriores

A continuación, te ofrecemos un resumen de los productos que mejor funcionan para proteger a la madera de los muebles, para vigas u otros elementos. Algunas de estas soluciones podrás encontrarlas en casa o comprarlos en tiendas.

Resina y/o barniz

Las capas de resina o barniz son una solución muy eficaz. Además, le otorgan una gran belleza a en madera de acacia. La idea es aplicar estas capas de barniz con cierta frecuencia, cada vez que se vea que el desgaste de la madera empiece a notarse. Si se aplica pintura previamente, el blindaje de la madera se potenciará.

cual-es-la-mejor-manera-de-tratar-madera-para-exterior

Aceite vegetal

Al igual que ocurre con el gasoil, el uso de aceite vegetal (sí, el mismo que usas para cocinar), servirá para humectar con intensidad a la madera. El proceso de aplicación se puede realizar con un trapo humectado con el aceite. Frotarlo con fuerza para que la madera logre absorber mejor el producto.

Se sugiere que después del proceso de aplicar el aceite vegetal, se proceda a dejar que se sequé. Para entonces, el interior de la madera habrá absorbido en gran medida la humedad del aceite. De ser posible aplicar una o dos capas adicionales.

Y finalmente cerrar el proceso con una capa de barniz.

Vaselina

La vaselina es una opción que tiene el mismo impacto que el gasoil y el aceite vegetal. Es mucho más fácil de aplicar porque su uso es similar a una crema. El efecto del sol, logrará derretir la vaselina, favoreciendo la humectación. Es importante que después del proceso de humectación se utilice barniz.

¿Acaso esta humedad no intensificaría el impacto de la humedad? Lo que ocurre en todos los casos de humectación es que el producto no solo humecta, sino que establece una capa de protección. Recuerda que el agua y el aceite no se quieren, ambos se repelen.

Aquí ocurre algo similar a lo que ocurre con las cremas hidratantes para el rostro.

Gasoil

Gasoil es un tipo de aceite que se implementa en el motor de los vehículos. La gran ventaja naturalmente tiene que ver con que humecta de manera perfecta las superficies de madera, logrando impregnarse dentro de la misma madera.

Pero además de esto, hay que considerar que el olor que se deriva de este producto no es tan fuerte. Es una buena solución, que puede proteger para que no se pudra la madera durante largos meses.

¿Cómo proteger madera de exterior barato?

Ahora bien, a pesar del efecto de estas soluciones, no sobra en todo caso proteger la madera de exterior con forros o colocando los muebles en zonas menos expuestas al sol. En el caso de la madera barata de exterior, se sugiere también aplicar las soluciones anteriores.

Ya que la vitalidad de la madera será muy notable cuando se usan esos métodos. Tal vez incluso, a pesar de la calidad de la madera, sea prudente invertir en productos de más calidad. De esa manera se mantendrá un equilibrio entre el efecto de la capa de humedad y la resistencia en madera de acacia, por ejemplo.

El hecho de que la madera de exterior sea barata, no implica que se le pueda ofrecer un trato amable para hacer más perdurable su calidad.